miércoles, 21 de mayo de 2008

Pablo

Tu cabeza dió tres saltos y tres fuentes

renacieron en lo hondo de aquel suelo
y la espada más veráz y más doliente
abrió un surco de verdad, de luz, de fuego.

Gran converso en el sendero de Damasco,
perseguías a Jesús y su Camino
y el caballo enceguecido en ese atasco
te tiró cambiando tierra por destino.

"Soy Jesús el nazareno a quien persigues,
y sabrás que en el dolor serás mi amigo
y dejando para siempre lo que sigues
serás trueno, grito, lámpara y testigo".

P. Jorge Amado

2 comentarios:

Eduar dijo...

Este es un exelente ICONO. Por suerte pude estudiarlo y exponer su significado.

Anónimo dijo...

NO CONOZCO AL P.JORGE AMADO, SI LO ADMIRO POR SU HERMOSA MANERA DE ESCRIBIR LOS POEMAS QUE SIEMPRE LEO EN "LA LITURGIA COTIDIANA", ME LLEGAN AL CORAZON Y ME CONMUEVEN PROFUNDAMENTE. QUIZAS ESTE SEA EL MAS BREVE QU HE LEIDO DE EL, PERO CONCISO. FELICITACIONES P.

ETELVINA