viernes, 16 de enero de 2009

Me amas, me llamas...

Dice el Señor:
"Antes de haberte formado yo en el seno
materno, te elegí, y antes que nacieses,
te tenía consagrado y te constituí profeta
de las naciones" (Is 1,5)

Desde siempre... me amabas,
me llamabas y, aunque yo me apartaba,
Tú no te alejabas.
Y, en mis búsquedas y noches,
siempre estabas...


... Me tocabas, para que el sueño
no me inmovilizara;
me sensibilizabas, para que el trabajo
no me "profesionalizara";
y, en amar, me especializara...


... Me perdonabas, para que
tu Misericordia, yo experimentara.
Para que, siendo perdonado, perdonara;
viendo tus llagas, yo llorara;
siendo por Ti, besado, yo besara,
y mi rencor, cesara...


¡Desde siempre... me resucitabas;
para que la muerte, no fuese una escapada;
para que orar, no fuese falsa calma;
y para que, en dar la vida:
me ejercitara (Jn 15, 13) y me habituara (Lc 9, 23)...!


Presbítero José Luis Carvajal

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tal como nos tiene acostumbrados el
Presbitero Carvajal para los que gustamos de sus poesias, hermosa narracion del llamado y el Perdon.

ETELVINA

Anónimo dijo...

Hermoso poema padre Carvajal, lo único que faltaría sería que pudiera venir a compartir sus poemas al "Café del Abrazo Literario" donde lo estamos esperando siempre con ansias.
Lo quiero mucho. Bendiciones Elsa Lorences de Llaneza

JOSE LUIS dijo...

SOY EL PADRE JOSE LUIS CARVAJAL: ¡MIL GRACIAS AL P. HERNÁN, POR PUBLICAR MIS SENCILLAS POESÍAS! Y A TODOS LOS QUE ME HALAGAN. OJALÁ PRONTO PODAMOS VERNOS. OREMOS UNOS POR OTROS. LOS BENDIGO, P. JOSE LUIS CARVAJAL