lunes, 19 de mayo de 2008

Señor, quiero ser como San Pablo

Señor, esta es mi vocación:

Llamado a predicar con la voz y con la escritura;
siempre y en todo el mundo,
“a todas las naciones”,
con los medios más poderosos,
los que mejor responden a las necesidades de hoy.
Me siento llamado, como Pablo,
a ser apóstol de Jesucristo,
predicador del evangelio,
dispensador de los misterios de Dios.
Concédeme, Señor, ser apóstol como Pablo:
Él creía, haciendo conocer a los creyentes
la gloria y la riqueza que encierra
el plan de salvación para todas las naciones.
Él amaba, siendo apóstol por designio de Jesucristo,
tratando de adaptarse a todos,
gastándose y desgastándose por el evangelio.
Él obraba por su misión agotándose por todo el mundo.
Hermoso y grande es consumarse
así entre los hombres por tan altos ideales.

P. Fernando Teseyra, ssp

1 comentario:

luis, gonzales preda dijo...

Hermano paulinos les felicito por está labor muy importante que elaboran, en evangelizar con los medios de comunicación hasta los confines del mundo
sigan adelante, con esa garra y optimismo
att
luis, gonzales preda